Cita

Amor- Henry Miller

29 Oct

Hola a todos. Hoy he hablado con Guille de este fragmento y simplemente me apetece mandarlo. El gran Henry Miller hablando del amor…

“Te voy a hablar claro. Ahora, escúchame…acabamos de casarnos ¿no? Tú crees que es un error, ¿eh? Permíteme decirte lo siguiente…nunca en mi vida he hecho algo mejor. La amo. La amo lo bastante para hacer cualquier cosa que me pida. Si me pidiera que te cortase el cuello…lo haría ¿Qué por que se reía tan histéricamente? Eres un pobre tío, no se lo que te pasa. Has dejado de sentir. Simplemente estas intentando protegerte. Pues, mira, yo no quiero protegerme. Quiero hacer disparates, cosas pequeñas, cosas corrientes, cualquier cosa y todo lo que haga feliz a una mujer. ¿Entiendes eso? Tu -y también Ulric- considerabas una broma este amor nuestro. Henry no volverá a casarse nunca. ¡Oh no! Una simple pasión pasajera. Se disiparía al cabo de un tiempo. Así lo veíais. Bueno, pues os equivocabais. Lo que siento por ella es tan acojonadamente intenso, que no se como expresarlo. Ahora esta ahí fuera, en la calle, Mona. Podría atropellarla un camión. Podría ocurrir cualquier cosa. Tiemblo al pensar lo que me pasaría, si me enterase de que algo le había ocurrido. Creo que me volvería loco de remate. Creo que te mataría al instante, eso es lo primero que haría…tu no sabes lo que significa amar de ese modo, ¿verdad? Tu solo piensas en que vas a ver todos los días la misma cara a la hora del desayuno. Yo pienso en lo maravillosa que es su cara, en como cambia cada minuto. Nunca la veo dos veces del mismo modo. Solo veo una infinitud de adoración. Ahí tienes una buena palabra: adoración. Apuesto a que no la has usado nunca. Ahora empezamos a entendernos…la adoro. Voy a decirlo otra vez. ¡La adoro! Joder, es maravilloso decirlo. La adoro y me postro a sus pies. La venero. Digo mis oraciones por ella. La idolatro… ¿Qué te parece? Cuando la traje aquí la primera vez, en ningún momento pensaste que algún día te hablaría así, ¿verdad? Y, sin embargo, os lo advertí a los dos. Os dije que algo había ocurrido. Os reísteis, creíais saberlo todo. Bueno, pues no sabéis nada, ninguno de los dos. No sabéis quien soy ni de donde vengo. Solo veis lo que os enseño. Nunca miráis bajo mi chaleco. Si me río, creéis que estoy contento. No sabéis que, cuando me río con tantas ganas, a veces estoy al borde de la desesperación. Por lo menos, así era antes: ya, no. cuando me río ahora, estoy riendo, no llorando por dentro y riendo por fuera. He vuelto a ser completo, entero, un hombre enamorado, un hombre que se ha casado por su propia voluntad, un hombre que antes no había estado casado de verdad. Un hombre que conocía a mujeres, pero no el amor… ahora voy a cantar para ti o recitar, si prefieres. ¿Qué quieres? Dilo y lo tendrás…oye, y cuando vuelva-y por dios, que es maravilloso saber simplemente que va a volver, que no ha salido por esa puerta y ha desaparecido-, cuando vuelva, quiero que estés alegre…quiero que estés alegre con naturalidad. Dile cosas agradables…cosas buenas….cosas en serio…cosas que te resulte difícil decir normalmente. Prométele cosas. Dile que le vas a comprar un regalo de boda. Dile que esperas que tenga hijos. Miéntele, si es necesario. Pero hazla feliz. No la dejes reír de es modo otra vez, ¿me oyes? No quiero oírla reír así… ¡nunca! Haz el payaso, haz el idiota. Pero hazla creer que, a tu juicio, todo va bien…que todo es bello…bello y espléndido…y que va a durar siempre…”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: